lunes, 20 de abril de 2015

Torta para Tauro



 Hoy ingresó el Sol en Tauro y la Luna lo acompaña en el mismo signo, un excelente  día para brindarse unos mimos y acariciar los sentidos.  Un día ideal para desplegar nuestra sensualidad  y despertar nuestras capacidades para la magia  cocinando.  
 Cuando cocinamos transformamos la materia, de polvo a forma tangible, sabor, aroma y carácter. En la cocina se cuecen nuestros  sueños.

Torta Esponjosa de Chocolate



  
 Buscamos en nuestra alacena 150 g de chocolate  y lo cortamos en trocitos para fundirlo sobre el valioso fuego en un cacharro que contendrá 4 cucharadas soperas de agua. Revolvemos como quién hace la pócima hasta que su aroma y su textura nos indique que ya se ha fundido pero no se ha quemado. Lo retiramos a la espera de que vuelva a entrar en acción.
 En los fríos territorios de la heladera buscamos 100 g de manteca que calor mediante se convertirá en blandura para ser batida con 150 g de azúcar. Si, ahora viene ese momento transmutador de unir ambos elementos, que una pasta arenosa y áspera se convierta a giros de nuestra energía física de batir y batir en crema suave y homogénea. ¿Qué querrías que en tu vida se transforme en suave discurrir? No te distraigas, hay que seguir batiendo otro rato y luego a seguir cambiando, agrega el chocolate y mezcla que te mezcla hasta que el color sea único. Ahora incorpora  7 (número mágico) doradas yemas a esta mezcla, y únelas, cada yema representará un deseo o intención de materialización en tu vida presente, no te distraigas y disfruta de la incorporación.
 Llegó el polvo. La extraña materia que se transforma en masa, 150 gramos de harina leudante que serán agregados a esta aromática mezcla cremosa. El movimiento envolvente debe acompañar al polvo, que cae suave y por efecto de tu dedicación atenta se suma a la mezcla anterior.
 En otro recipiente, la pureza y el crecimiento se aclaran.  Coloca las 7 claras gelatinosas, sin forma, apenas con algo de color. Bate, bate, bate y observa como esa uniforme fuente de vida crece y llena de espuma el recipiente. No dejes de batir. Hasta la inmensidad que puede alcanzar la clara batida a nieve.
 Ya el horno está encendido para forjar los sueños, ni muy caliente ni demasiado suave, moderado le dicen.  Ya el molde está previsto para terminar de dar forma a esta riquísima creación.
 Ahora es el momento más delicado, en el que la paciencia de Tauro se aplica, suave y sin pausa junta  la espuma blanca con la crema de chocolate, con suaves movimientos para que no se desarme aquello que has batido con tanta energía. Verterlo en el molde y al horno alrededor de media hora o un poquito más. La espera.
 Desmoldar tratando de evitar un cambio brusco de temperatura para que no se hunda.
 Decorar con almendras tostadas y más chocolate fundido o simplemente espolvorear con azúcar impalpable.
 Parece una torta, pero si se llevó adelante el plan ha sido mucho más. 
¡Que disfrutes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario