Luna Llena de Renovación de la Vida, Plenilunio de Aries

 La Pascua Judía y Católica coinciden ambas con el Plenilunio de Aries, el domingo pascual es el domingo que está más cerca de la luna llena de Aries que es cuando la Luna se encuentra de cara, frente a frente con el radiante, impulsivo y un tanto desaforado y lleno de vida Sol en Aries

antes de la primera semilla germinada
antes de la primer bestia 
antes del primer hombre
antes de la palabra
era Dios
lo demás, sus partículas


 Esta luna llena se da este sábado cuando el Sol esté a 11 grados  de Aries cerca de Mercurio que sigue retrógrado hasta mediados de este mes. Desde allí Mercurio pregunta con la lengua afilada, si es que estás con todos los detalles bien asegurados, si es que aún hay miedo en tu corazón, si es que dudas de tus sentimientos y tu sentir profundo.



 La luna llena desde el grado 11 de Libra refleja nuestra necesidad de cerrar cuestiones que incluyen vínculos, sociedades e identificaciones románticas , así como dudas y pensamientos complacientes para con la sociedad y los formatos de vida conocidos por nuestra cultura o entorno y que nos hacen olvidar la importancia de nuestra identidad y de nuestro contacto con el espíritu creador que a todos nos habita. De eso se trata esta lunación, de contactar con nuestra identidad divina y creadora sin olvidar que formamos parte de un todo creativo.

 De eso se trata la Pascua cristiana, un ser divino se entrega a la mayor oscuridad y vacio que implica la muerte y los pasillos oscuros del inframundo para manifestarse luminoso y vital. La simbología de la resurrección del Cristo es infinita, tiene muchas aristas y miradas sin embargo la más simple y cercana a todos es la de reconocernos capaces como semillas divinas de pasar la noche oscura del alma y renacer, como el sol en la primavera o como el Cristo vivo.

 La Pascua judía o Pesaj nos muestra la alegría de la liberación del pueblo de Israel de la dominación egipcia y la protección  divina durante los 40 días que dura este peregrinar hacia la tierra prometida, un Dios que provee alimento y consuelo.

 Ambas celebraciones se refieren a contemplar la divinidad y conectar con ella y esto sucede en Primavera-Otoño

 Desde Capricornio se muestran en cuadratura o relación poco feliz, Saturno y Marte, dos que se han llamado maléficos, sin embargo son la fuerza, la vitalidad, la prueba, la constancia, la responsabilidad, la actitud dinámica que lleva un plan adelante y yo no le veo mucho de malo a eso si se le sabe llevar con disciplina y plena conciencia.

 En la astrología antakarana esta lunación se da en el punto 59 que refiere a la devoción por medio del sonido y el reconocimiento de ser una gota amorosa del océano infinito de la divinidad.

 Felices Pascuas



Comentarios

Entradas populares de este blog

Año Nuevo con Plenilunio de Capricornio

Luna nueva de Piscis, 17 de marzo 2018

Alquimia en los vínculos, un amoroso ciclo Venus-Sol-Plutón