Luna Nueva en Càncer y eclipse parcial de Sol -13 de julio 2018

 Cáncer remite al agua, al vientre, al cangrejo que camina acorazado de costado, mirando hacia un futuro extraño, que es delante y alrededor y porque no, detrás.

 Cáncer nos contacta con la madre, el vientre, los vientres de nuestras abuelas, la sangre y el linaje al que pertenecemos y nos pertenece, nuestro sentir, nuestras emociones, el amor, el ser y pertenecer.

 Es la luna nueva en Cáncer, momento en el que podemos sembrar novedosas semillas-ideas acerca de lo que concebimos cómo nuestro hogar, nuestro cobijo, nuestra familia y lo que soñamos para nosotros mismos dentro de esta estructura protectora.

 Es posible que la presencia de Plutón desde Capricornio, en situación de oposición deje a la vista ciertas manipulaciones, pulsiones que nos turben así como dificultades propias y ajenas a la hora de comprender de que manera nos cuidamos unos a otros, colaboramos en la construcción de dicho espacio de cobijo y atendemos a la vez a nuestras propias necesidades físicas, intelectuales y emocionales.




 Un eclipse refiere a el oscurecimiento de la luz de un astro y su proyección sombría sobre la faz de la Tierra. Y de una u otra forma esto es lo que sucede con esta luna  en el ámbito de las emociones, debemos ir hacia dentro de nosotros a comprender el porque de tanto agravio, a soltar en el vacío las heridas que nos fueron ocasionadas tiempo atrás y reverberan en atrasos y desencuentros, memorias de lo que nos fue negado o de lo que fue negado a nuestras ancestras y ancestros, que es de idéntica forma un repique de dolor o de patrones de comportamiento erróneos unos y resilientes otros.

 Esta luna nueva nos encuentra con Júpiter directo en Escorpio y Neptuno en Piscis formando una figura de gran trino de agua y aportando una nueva comprensión de lo que nos representa la vida, dando a nuestro discernimiento nuevos horizontes, apoyando el crecimiento de nuestra fe y nuestra esperanza en nosotros mismos y en la fuerza ancestral que nos orienta y nos guía. A la vez que nos encontramos con un gran trino en los signos de tierra Venus en Virgo, Saturno en Capricornio y Urano en Tauro,

 Conectar con la propuesta de esta luna nueva con eclipse parcial de Sol puede abrir la puerta al fin de algunos conflictos que tienen larga data. Cáncer es blandura hacia adentro y una energía de introversión y a eso nos invita si nos es posible, a dormir, descansar y cultivar el silencio, escuchar el sonido de nuestro cuerpo, sus ritmos, sus latidos, estar en la naturaleza, sentir la tierra, los árboles, la vida. Y esperar la intuitiva respuesta de nuestro corazón para  encontrar salidas creativas y felices a nuestras dificultades vinculares que son un reclamo a lo que creemos que nos fue negado en la infancia, que responsabilizan al otro de nuestro dolor.


 En la astrología antakarana toca el punto 30 que refiere al amor a uno mismo y el desarrollo de una conciencia que a través de contactar con las emociones y sensaciones que se proponen desde las relaciones amorosas con otros seres se conoce y desarrolla con mayor profundidad, crece y se expande contactando con el Amor Universal o Divino.

 Feliz luna nueva






Comentarios

Entradas populares de este blog

Año Nuevo con Plenilunio de Capricornio

Luna nueva de Piscis, 17 de marzo 2018

Alquimia en los vínculos, un amoroso ciclo Venus-Sol-Plutón